Franquicias. Seamos francos.

Por 2 junio, 2017Noticia

Has decidido convertirte en emprendedor y ya sientes el vértigo de los siguientes pasos que tendrás que tomar. Elegir una idea ganadora, darle forma, buscar local, reformarlo a tu gusto, buscar proveedores, etc. Son tareas que intimidarían al más valiente. ¿Y por qué no ahorrarte todo esos quebraderos de cabeza y que te entreguen las llaves de tu nuevo negocio?

Contratar una franquicia puede ser una opción fácil y efectiva. Así no es de extrañar que convertirse en franquiciado sea la opción elegida por muchos emprendedores. Pero debe de ser analizada con mucho detenimiento porque puede ser más perjudicial que beneficiosa.

Hay cuatro factores principales a la hora de valorar una franquicia y que debes de considerar con absoluta profundidad y honestidad. Son los siguientes:

  • Coste Económico. Está claro que nadie da nada gratis y las franquicias no son la excepción. Las franquiciadoras cobran una cuota inicial y otras mensuales que tienes que añadir a tu tabla de costes. A ese coste tendrás que sumar cotización a la seguridad social, Hacienda, alquileres y demás pagos que tendrás que hacer todos los meses. Piensa que además tienes que conseguir un sueldo para ti. Analízalo cuidadosamente antes de meterte en unos costes excesivos que ahoguen tu proyecto.

 

  • Poder de Marca. Que tu negocio tenga una buena reputación es una garantía de éxito para tu proyecto. Las franquiciadoras te “alquilan” su marca para ahorrarte ese trabajo de años a cambio de una cuota mensual. Considera si el coste está justificado y si esa marca representa los valores que tú quieres para tu negocio.

 

  • Entrar en una franquicia significa unirte a una red más o menos extensa de empresas que compráis a los mismos proveedores, lo que debería suponer un ahorro en costes para todos sus miembros. Sin embargo la realidad es que esa diferencia se suele quedar a beneficio de las franquiciadoras, las que incluso te pueden obligar a comprar a ciertas empresas aunque tú conozcas proveedores más baratos. Tenlo en cuenta en tu decisión.

 

  • Know how. Has decidido lanzar tu proyecto y no sabes por dónde empezar. Tienes que decidir, entre otros, qué productos o servicios ofertar, precios de los mismos, dónde comprar lo que necesitas, etc. Una franquiciadora te marcará esas decisiones por ti, aligerando enormemente esa tarea. Pero al mismo tiempo limitará tu libertad de decisión haciendo que tu proyecto sea menos tuyo. Si uno de los motivos que te llevó a ser emprendedor es el de evitar tener un jefe, considera cómo te sentirás en tu relación con la franquiciadora

Bueno, ya ves que, como tantas otras cosas, ser franquiciado tiene sus aspectos positivos y negativos. Por eso te animamos a que lo analices con mucho cuidado. Repasa los 4 pasos imprescindibles previos a montar un negocio y haz siempre tus propios números. Decidas lo que decidas, queremos desearte buena suerte.

Envía un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies